miércoles, 19 de agosto de 2015

"CUANDO SE ENCERRABA EN SU PIEZA CON LA CAMISETA PUESTA" ORLANDO ESPINOSA.-

          Orlando es el papá de Ricky.- Nació Manuel Ricardo en la ciudad de Buenos Aires, en una clínica del "gremio metalúrgico al que pertenecía entonces", por Pueyrredón y Las Heras, el "último día de diciembre de 1966, pesó 4.500 kgs, sanísimos él y su mamá".- Así nos refiere Orlando, en la fecunda conversación de ayer 18 de agosto en el "Almacen de Gerli", en preparatoria del Filme del Centenario.-
      "Fué un niño inquieto, junto a dos hermanos menores a Ricky más viviamos en Gerli (como ahora ) junto a mi esposa"...Orlando primero menciona a su hijo como Ricardo, luego al avanzar la conversación pasa a ser Ricky, y aparece omnipresente el artista admirado,el fervoroso lector ("que me pasa lecturas acordes con mis inquietudes y gusto"),aparece el pibito que "un día cortando el pasto en la vereda, me descuido y termina volviendo en brazos de un vecino ante mi desesperación al no verlo al lado mío".- Aparece el "buen alumno que siempre fué, el inquieto lector de todo lo que cayera en sus manos";  hoy pasados 13 años en mayo de su desaparición voluntaria entiende "que mi hijo sufría mucho su adicción al alcohol", pero, "estoy indignado con la biografía que apareció recientemente donde pintan en situaciones guionadas un Ricky inexistente..."; "leí el libro de prestado, ni siquiera quise comprar un ejemplar, está repleto de inexactitudes, aparecen sus hermanos y padres totalmente desvirtuados...es una verguenza ese libro...."
       Ricky era "como la familia toda de Boca...pero no habia siquiera un escudo en su pieza...era todo blanco y negro y del porve al que adoraba, era su club de barrio, el club de sus amigos de la esquina, fuimos con mi esposa solo una vez al porve a ver un partido, cuando  (Ricky)llegaba mal a casa, se encerraba en su habitación con la camiseta puesta...lo consolaba  de momentos turbios"..."él tuvo su novia de siempre y del barrio, aún la llamamos así con mi esposa, y, vaya paradoja, ella es hincha de Arsenal y sin embargo se querían mucho y solo discutían aunque jocosamente con esa competencia entre uno y otro club, cosas de chicos de barrio..."
     " A Ricky la vida se le habia tornado farragosa con su adicción".- "Era una pesada carga para mi hijo y la familia toda lo entendió siempre así".-
     M imagen de don Orlando: un hombre grande  (78 años), vigoroso y atlético, es maratonista y está en pleno entrenamiento junto a hijos y nietos para una próxima competencia; "cuando me veo en riesgo reaccionó y pego" aún a su edad , se defiende ante los riesgos de la calle; y lo más marcado, cuando nos conectamos con él para la entrevista no dudó un instante, clara demostración luego confirmada de alguien que aún tiene cosas por decir, el recuerdo y las circunstancias de vida y muerte de su hijo Ricardo lo movilizan ostensiblemente.- Tiene dolores muy frescos y piden expresarse en su verba y aún en gestos y semblante.- La vida de Ricky, la de su hijo Ricardo lo marcan día a día, palabra a palabra.- mc
      

No hay comentarios:

Publicar un comentario